viernes, 7 de marzo de 2014

POEMAS DE MANUEL DEL CABRAL


Manuel Cabral Tavárez nació el 7 de marzo de 1907 en Santiago de los Caballeros, República Dominicana y falleció el 14 de mayo de 1999 en Santo Domingo. Diplomático, dramaturgo pero sobre todo fue poeta, fue un alto exponente de la poesía hispanoamericana.




Negro sin zapatos

Hay en tus pies descalzos: graves amaneceres.
(Ya no podrán decir que es un siglo pequeño.)
El cielo se derrite rodando por tu espalda:
húmeda de trabajo, brillante de trabajo,
pero oscura de sueldo.


Yo no te vi dormido... Yo no te vi dormido...
aquellos pies descalzos
no te dejan dormir.


Tú ganas diez centavos, diez centavos por día.
Sin embargo,
tú los ganas tan limpios
tienes manos tan limpias,
que puede que tu casa sólo tenga.
Ropa sucia,
catre sucio,
carne sucia,
pero lavada la palabra: Hombre.


 OOOOOOOOOOOOO

Pancho
 
 Que aquí no metan comprado
el ojo chismoso, no.
Que no se traigan el ojo
como una voz...


Que más que para los gringos
Pancho cortó
tres casi Antillas de cañas,
tres Antillas... Sí, señor.
¡No cabrá en el ataúd,
ha crecido Pancho hoy!


Soldado, no cuide al muerto;
no meta el ojo, doctor.
Ganaba un cobre por día;
¡sabemos de qué murió!


Quítenle el jipi y la ropa,
pero aquello... aquello, no.
¡Qué serio es un hombre pobre
que no quiere ser ladrón!


La muerte aquí tiene cara
de cosa que no murió...
Cuando muere... ¡cómo vive
lo que tiene pantalón!


Soldado, no cuide al muerto,
que de pie lo veo yo.
Pancho está aquí como Pancho,
Se llama... no se llamo...


No vengan ya a preguntar
de qué murió.
Vengan a mirar a Pancho
como hago yo.


Quítenle todo del cuerpo,
todo,
pero aquello, no.


Con un pedazo de caña
entre la boca murió.
Le quiso poner azúcar
 a su voz ...


Déjenlo que endulce ahora
su silencio sin reloj...
Que nadie revise a Pancho.
¡Sabemos de qué murió!

OOOOOOOOOOO

 
Negro sin risa
 
Negro triste, tan triste
que en cualquier gesto tuyo puedo encontrar el mundo.

Tú que vives tan cerca del hombre sin el hombre,
una sonrisa tuya me servirá de agua
para lavar la vida, que casi no se puede
lavar con otra cosa.

Quiero llegar a ti, pero llego lo mismo
que el río llega al mar... De tus ojos, a veces,
salen tristes océanos que en el cuerpo te caben,
pero que en ti no caben.

Cualquiera cosa tuya te pone siempre triste,
cualquiera cosa tuya, por ejemplo: tu espejo.

Tu silencio es de carne, tu palabra es de carne,
tu inquietud es de carne, tu paciencia es de carne.

Tu lagrima no cae
como gota de agua...

(No se caen en el suelo
las palabras.)

OOOOOOOOOOOOOOOO

 
 No le tire

 No le tire, policía;
no lo mate, no;
¿no ve
que tiene la misma cara
que tiene usted?


Corre roto,
sin zapatos.
¿No lo ve?


Corre tal vez
con una honradez tan seria
que corre en busca del juez....


Acérquese, policía,
pero guardando el fusil.
Acérquese.
¿No lo ve?


Se parece a usted,
y a mí...


 Mírelo bien.


Huye de la tierra y siempre
se va con ella al partir...


Acérquese... No le hiera
ni con el ojo
su dril...


Mire sus pies ...
Mírelo bien ...


Policía, no le tire.
Fíjese
que corre como la sed...



 OOOOOOOOOOOOOOOOO


 Negro sin nada en tu casa


 Yo te he visto cavar minas de oro
-negro sin tierra-.


Yo te he visto sacar grandes diamantes de la tierra
-negro sin tierra-.


Y como si sacaras a pedazos tu cuerpo de la tierra,
te vi sacar carbones de la tierra.


Cien veces yo te he visto echar semillas en la tierra
-negro sin tierra-.


Y siempre tu sudor que no termina
de caer en la tierra.

Tu sudor tan antiguo, pero siempre tan nuevo
tu sudor en la tierra.


Agua de tu dolor que fertiliza
más que el agua de nube.


Tu sudor, tu sudor. Y todo para aquél
que tiene cien corbatas, cuatro coches de lujo,
y no pisa la tierra.


Sólo cuando la tierra no sea tuya,
será tuya la tierra.