sábado, 16 de abril de 2011

¿NO NEGOCIARON? ¡NOS TOMAN POR TONTOS!



El PP está que se sale de sus propios moldes que ya es decir; la previsible cercanía del fin de ETA les pone muy nerviosos, tal vez porque quisieran para ellos el mérito de haberles dado fin, y así pasarse todo lo que queda de siglo mencionándolo.
Han optado, como siempre por las mentiras, empezando con esa ridícula historia de que ellos no negociaron con ETA, en un claro intento de desaprobar de antemano cualquier iniciativa del Gobierno en ese sentido, siendo que según muchos expertos han dicho siempre, que el final ha de ser forzosamente dialogado, como, por ejemplo, en el final del IRA.
Estos días Cospedal, impúdicamente, comparó al etarra asesino Troitiño con el vicepresidente de Gobierno, Pérez Rubalcaba, diciendo que eran "la misma infamia", sinceramente, la crítica política nunca debería sobrepasar el nivel que marca la vergüenza.
Todo el mundo sabe que este criminal ha salido libre por orden judicial y que no podría ser de otra manera porque nadie más tiene competencias.
Rubalcaba en la conferencia de prensa al término del Consejo de Ministro calificó las palabras de la secretaria general del PP, como "una barbaridad" y agregó  "yo no soy tonto" rememorando el conocido lema publicitario para indicar el doble juego de los populares pues al mismo tiempo que Cospedal hacía esta comparación, el responsable de Justicia e Interior del PP, Federico Trillo daba cuenta de los acuerdos con el Gobierno para evitar que ETA pueda acceder a las instituciones. 
El PP en este tema de la lucha antiterrorista está llevando a cabo una estrategia esquizofrénica, mientras unos dirigentes colaboran y llegan a acuerdos con el Gobierno, otros aseguran que se está negociando con ETA en los argumentarios que distribuyen entre los militantes.