viernes, 2 de octubre de 2015

REFUGIADOS



Estos dramas con tantos miles de personas huyendo de su país, escapando del hambre y la muerte no son nuevos y se han repetido a través de la historia muchísimas veces, en muchos países. También España tuvo que pasar por esta situación cuando cientos de miles de republicanos con sus familias marcharon a Francia o fueron acogidos en Argentina, México, Chile o Estados Unidos.
Al final de la segunda guerra mundial circulaban errantes por Europa cientos de miles de refugiados judíos supervivientes de las matanzas nazis, eran de varias nacionalidades europeas, solo tenían en común ser de la misma religión, por sangre, y que estaban indocumentados. Los aliados crearon grandes campos para estos refugiados con capacidad para más de 6.000 personas cada uno, en total se estima que había más de 200.000. Al igual que ahora con los sirios, los países europeos eran remisos a aceptar refugiados judíos en sus territorios y fue entonces cuando los británicos que gobernaban Palestina como colonia, decidieron con el voto de EE.UU., en la Asamblea de Naciones Unidas crear el Estado de Israel en los territorios palestinos el día 29 de noviembre de 1947, en contra, naturalmente de la opinión de los palestinos, en particular y de todo el mundo árabe, en general.




Después que Gran Bretaña retirara sus fuerzas militares de Palestina, David Ben–Gurion anunció la creación del Estado de Israel, disponiendo barcos para trasladar a todos los refugiados judíos a esa nueva patria, ignorando los intereses y las vidas de los palestinos que tenían y siguen teniendo amplios derechos en esos territorios. Desde entonces, los palestinos lo han perdido todo y muchos de ellos, la vida; otros se han convertido, así mismo, en refugiados. Y así comenzó la tragedia que no ha cesado ni un minuto en Medio Oriente.