sábado, 23 de octubre de 2010

El nuevo Gobierno de Zapatero


"El presidente ha sabido medir bien los tiempos", así ha dicho Felipe González a los periodistas, en alusión al momento elegido por Zapatero para el cambio.
Desde luego ha sido una sorpresa mayúscula, sobre todo para el PP que ha visto bien vivo a Zapatero y que desde que se aprobaron los presupuestos está más lejos la posibilidad de un adelanto de las elecciones, con lo bien que a ellos les hubiera venido, dado que según las encuestas, serían los ganadores.  De sobras sabe Rajoy que en 2012 lo tendrá más díficil con todos los casos de corrupción sentenciados o a punto de serlo, con vete a saber cuántos condenados y quienes. Tal vez, podría salir a la luz una financioción irregular del PP y quién sabe, que más.
                


Es ilusionante, al mismo tiempo, para los militantes socialistas este vuelco de la situación, especialmente por la anunciada nueva forma de explicar continuamente sobre la necesidad de tomar estas o aquellas medidas por tal o cuál propósito.
Ha sido, a mi juicio, el error de Zapatero desde el principio: la falta de comunicación real y efectiva, la ausencia de explicaciones a los ciudadanos, cuando se sacaron las leyes de ampliación de derechos a los ciudadanos, pero sobre todo a la hora de tomar decisiones impopulares.
Esta brutal crisis está produciendo desgaste no solo a Zapatero sino a todos los  gobiernos  del mundo industrializado, ya sea Obama, Sarkozy, Merkel o cualquier otro.
El País publicó semanas atrás un artículo del señor Pérez Royo, refiriéndose a como la globalización de la economía  hace que se transfiera  poder real de los Estados democráticos a fuerzas supraestatales  que imponen condiciones de obligado cumplimiento.
Por otra parte, en la zona euro, se toman las medidas económicas de envergadura en conjunto y de común acuerdo en las reuniones del ECOFIN, que lo forman los ministros de economía de todos los Estados miembros.
Es razonable esperar que en el año y medio que queda de legislatura, mejore visiblemente la economía y pueda Zapatero darle la vuelta a las encuestas y ganar las elecciones.