martes, 8 de marzo de 2011

MISA COMO ACTO ELECTORAL


Me da igual que el PP acuda a misa, pero que su propaganda electoral esté situada junto al altar, es cuando menos, indecoroso, pues "al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios".
Por otra parte, aunque el cura sea militante del PP, no es creible que Dios lo sea también, ni que vea con buenos ojos a este partido, que no anda sobrado de méritos.
Cuando se comunicó el ingreso de Rubalcaba en la UCI, todos los medios canallas de la extrema derecha se dedicaron a emitir comentarios con perversas e injustificadas críticas personales.
Esto contrasta sobremanera con las reacciones afectuosas y los buenos deseos de todos, cuando días antes Esperanza Aguirre anunció que sería intervenida de cáncer de mama.
Esto basta para ver de qué mala materia están hechos  estos señores que aspiran a gobernarnos.