jueves, 4 de marzo de 2010

LA CEOE Y LA ESCLAVITUD





























Una crisis económica que provocó globalmente el mercado financiero con su codicia desmedida y que ahora la CEOE está intentando que sean los trabajadores los que la paguen, con contratos mas basura todavía.
Ayer el director de Relaciones Laborales de la CEOE, José de la Cavada hizo una propuesta incendiaria: contratos para los jóvenes, (18 a 30 años) sin indemnización por despido, sin cotización a la Seguridad Social, sin el consiguiente derecho a paro y con un sueldo que "en el mejor de los casos" iguale al salario minímo interprofesional - 663,3 €, al mes-
. Posteriormente Diaz Ferrán tuvo que rectificar a su subordinado a la vista del alboroto que produjo esta propuesta que claramente retrocedía a la época de la esclavitud.
El paro delos jóvenes es uno de los principales problemas de España, y el Gobierno le ha dado un apartado específico en la mesa de diálogo.
Los jóvenes parecen destinados a ser carne de cañon de un sistema, el capitalista sin rostro humano, basado mas en la rapiña que en el progreso colectivo. De todas las maneras yo no creo que Díaz Ferrán represente la manera de pensar de todos los empresarios, pero es muy extraño que lo mantengan a la cabeza tratándose de un personaje tan desprestigiado

lunes, 1 de marzo de 2010

LA IMPOPULARIDAD DE LA JUSTICIA







Sabido es que en todas las encuestas aparece la Justicia como la institución peor valorada por los españales, pues bien según cuenta la prensa estos días, decisiones judiciales muy importantes están en manos de una mayoría conservadora de nueve magistrados de derecha colocados por el Partido Popular. Se trata de los miembros de la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Supremo, quienes serán los que decidan sobre las querellas contra Baltasar Garzón y sobre el caso "Gürtel", la exoneración del presidente valenciano Camps y la acusaciones de cohecho contra el senador Bárcenas.

Esto de que los jueces del TSJ deban su nombramiento a un partido u otro es, a nuestro modo de ver, algo que debería ser reformado, por ejemplo se les podría elegir por votación popular, se conseguiría así una mayor imparcialidad y menos suspicacias en la ciudadanía.