sábado, 27 de julio de 2013

SE ACABARON LAS BECAS



Un buen sistema de becas es imprescindible si queremos una juventud bien preparada para afrontar los retos de un futuro que se nos presenta complicado, y además es un ingrediente principal contra la desigualdad social, por otra parte el dinero empleado en educación nunca ha de considerarse un gasto sino una inversión, ya que no habrá progreso económico alguno en una sociedad sin cultura y con una masa laboral sin cualificar. Hay que decir también que tanto para las escuelas concertadas y segregadas por sexo, como para pagar profesores de religión, si hay dinero y no se efectúan recortes ya que estos recortes o ajustes, como eufemísticamente les llama el Gobierno siempre van en la misma dirección: al sector de población que más daño hace.
Ahora nos encontramos con que muchos chicos que cursaban  estudios superiores se han visto obligados a abandonarlos por la supresión de sus becas ante un fuerte endurecimiento de los requisitos académicos y, además, por el escandaloso aumento de las tasas universitarias, al mismo tiempo que muchos de los padres de estos chicos están en paro. En este curso se han quitado 35.000 becarios y en el próximo serán 85.000, pero en estos momentos pueden ser expulsados, según algunos medios, unos 30.000 estudiantes universitarios por no poder hacer frente al pago de sus matrículas y sabe Dios que vendrá después.
De esta manera, con la crisis como pretexto, se evita que los hijos de los trabajadores estudien carreras universitarias y nadie puede negar que esto es algo que este Gobierno lleva en su ADN, porque ellos han sido siempre partidarios de una España de camareros y albañiles y pare usted de contar, y es que aquí siempre fueron las cosas así, solo estudiaban los hijos de familias pudientes aunque fueran torpes, y ha sido en estos años de democracia que se ha ido consiguiendo  que la incapacidad económica no fuera motivo para que nadie quedara fuera del sistema educativo, consiguiéndose así la juventud mejor preparada de la historia.
La democracia ha perdido calidad, todas las Instituciones del Estado han perdido credibilidad y estamos regresando a épocas grises y tristes de hambre y miseria que pensábamos haber dejado atrás para siempre.


Gregorio García Alcalá
 27 de julio de 2013
Articulo publicado por mí en la revista Vecinos de Corralejo en junio de 2013