sábado, 7 de diciembre de 2013

FEDERICO GARCÍA LORCA


Este insigne poeta español nació en Fuente Vaqueros, provincia de Granada el 5 de junio de 1898 y murió, vilmente asesinado por balas fascistas, el 18 de agosto de 1936.
Fue en 1927 cuando se reunieron en Sevilla unos cuantos poetas españoles para conmemorar los 300 años de la muerte del poeta Luis de Góngora de quien precisamente la poesía de García Lorca está muy influenciada. En aquella reunión se encontraban, además de García Lorca, los también escritores Jorge Guillén, Pedro Salinas, Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Rafael Alberti, Luis Cernuda, Manuel Altolaguirre, Emilio Prados y Vicente Aleixandre, quienes serían considerados, a partir de este encuentro, como de la Generación del 27.  


  ROMANCE SONÁMBULO 

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas. 
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.
Con la sombra en la cintura, 
ella sueña en su baranda
verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Verde que te quiero verde. 
Bajo la luna gitana,
las cosas la están mirando
 y ella no puede mirarlas.

Verde que te quiero verde.
Grandes estrellas de escarcha,
vienen con el pez de sombra
que abre el camino del alba.
La higuera frota su viento
con la lija de sus ramas,
y el monte, gato garduño, 
eriza sus pitas agrias.
Pero ¿quien vendrá? ¿Y por dónde?...
Ella sigue en su baranda
verde carne, pelo verde, 
soñando en la mar amarga.

Compadre, quiero cambiar,
mi caballo por su casa, 
mi montura por su espejo,
mi cuchillo por su manta.
Compadre, vengo sangrando,
desde los puertos de Cabra.
Si yo pudiera, mocito,
este trato se cerraba.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
Compadre, quiero morir
decentemente en mi cama.
De acero, si puede ser,
con las sábanas de holanda.
¿No ves la herida que tengo
desde el pecho a la garganta?
Trescientas rosas morenas
lleva tu pechera blancas.
Tu sangre rezuma y huele
alrededor de tu faja.
Pero yo ya no soy yo.
Ni mi casa es ya mi casa.
Dejadme subir al menos
hasta las altas barandas,
¡Dejadme subir!, dejadme
hasta las verdes barandas.
Barandales de la luna
por donde retumba el agua.

Ya suben los dos compadres
hacia las altas barandas 
dejando un rastro de sangre.
dejando un rastro de lágrimas.
Temblaban en los tejados
farolillos de hojalata.
Mil panderos de cristal,
herían la madrugada.

Verde que te quiero verde,
verde viento, verde ramas.
Los dos compadres subieron.
El largo viento, dejaba
en la boca un raro gusto
de hiel, de menta y de albahaca.
¡Compadre! ¿Dónde está, díme, 
dónde está tu niña amarga?
¡Cuanta veces te esperó!
¡Cuanta veces te esperara
cara fresca, negro pelo,
en esta verde baranda!

Sobre el rostro del aljibe, 
se mecía la gitana.
Verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Un carámbano de luna,
la sostiene sobre el agua.
La noche se puso íntima
como una pequeña plaza.
Guardias civiles borrachos,
en la puerta golpeaban.
Verde que te quiero verde. 
Verde viento. Verde ramas.
El barco sobre la mar.
Y el caballo en la montaña.

-------

Este poema forma parte de Romancero Gitano y fue esccrita en 1928




 Gregorio García Alcalá
7 de diciembre de 2013

viernes, 6 de diciembre de 2013

RECORDANDO A RAFAEL ALBERTI



Rafael Alberti Merello, poeta español de la generación del 27, nació en el Puerto de Santa María, provincia de Cádiz, el día 16 de diciembre de 1902 y falleció en esta misma ciudad en octubre de 1999.
Según Juan Ramón Jiménez su poesía "es popular pero sin acarreo fácil, personalísima, de tradición española, pero sin retorno innecesario, nueva, fresca y acabada a la vez, rendida, ágil, graciosa, parpadeante: andalucísima". Ganador del Premio Nacional de Literatura en 1925  y del Premio Cervantes en 1983. Vivió en el exilio desde el final de la Guerra Civil hasta 1977.

 Sueño del marinero

Yo, marinero, en la ribera mía,
posada sobre un cano y dulce río
que da su brazo a un mar de Andalucía,

sueño en ser almirante de navío 
para partir el lomo de los mares
al sol ardiente y a la luna fría.

¡Oh los yelos del Sur! ¡Oh  las polares
islas del Norte! ¡Blanca primavera,
desnuda y yerta sobre los glaciares,

cuerpo de roca y alma de vidriera!
¡Oh estío tropical, rojo, abrasado,
 bajo el plumero azul de la palmera!

Mi sueño, por el mar condecorado,
va sobre su bajel, firme, seguro,
de una verde sirena enamorado,

concha del agua allá en su seno oscuro.
¡Arrójame a las ondas, marinero:
-Sirenita del mar, yo te conjuro!

Sal de tu gruta, que adorarte quiero,
sal de tu gruta, virgen sembradora,
a sembrarme en el pecho de tu lucero.

Ya está flotando el cuerpo de la aurora
en la bandeja azul del océano
y la cara del cielo se colora

de carmín. Deja el vidrio de tu mano
disuelto en la alba urna de mi frente,
alga de nácar, cantadora en vano

bajo el vergel azul de la corriente.
¡Gélidos desposorios submarinos
con el ángel barquero del relente

y la luna del agua por padrinos!
El mar, la tierra, el aire, mi sirena, 
surcaré atado a los cabellos finos

y verdes de tu álgida melena.
mis gallardetes blancos enarbola,
¡oh marinero!, ante la aurora llena

¡y ruede por el mar tu caracola!






 Gregorio García Alcalá
6 de diciembre de 2013

jueves, 5 de diciembre de 2013

RESCATE BANCARIO ESPAÑOL



Como solo se escuchan mentiras, cuando alguien dice la verdad lo catalogamos como radical.
Ahora se está anunciando a bombo y platillo que el rescate de la banca española ha logrado una salida limpia, pero la cuestión es que se da por perdido todo el grueso del dinero que se ha empleado para rescatar a todas esas cajas y bancos, que se fueron a pique como consecuencia del disparatado negocio del ladrillo y sus locas hipotecas basura.
Estamos hablando de sumas importantes, 41,400 millones aportados por la UE y 14,404 que aportó el Estado español, que suman 55.804 millones de euros, y por si esto fuera poco no sabemos como terminará la historia del banco malo pues seguramente habrá que inyectarle más dinero público.
Tanto el Gobierno anterior, como este de ahora, han repetido una y otra vez que ese dinero que se ha invertido en rescatar a la banca será devuelto en su momento con intereses, por los propios bancos rescatados pero eso ya se da por imposible pues los cálculos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) determinan que el grueso de lo invertido no se recuperará. 
Y todo ese dinero lo tenemos que pagar los españolitos con más impuestos, menos sueldos, más horas de trabajo, más paro, menos protección al desempleo, menos sanidad, copago farmacéutico, menos educación, menos becas, menos o ninguna dependencia y pensiones más bajas, en definitiva que nos hemos convertido en un país tercermundista de esos, de los que hasta hace poco hacíamos tanto asco creyéndonos que nosotros estábamos entre  los principales paises del mundo.
Al mismo tiempo no sabemos nada de los responsables de este desaguisado.
No hay ningún imputado por este asunto en ningún juzgado. Mientras que el juez Elpidio José Silva se encuentra suspendido por el Consejo General del Poder Judicial por haber mandado a prisión a Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid. Se ha tendido un manto negro por encima de toda esta basura y no nos permiten saber nada. Pero sí tenemos que pagar los platos rotos y además que no se nos ocurra protestar ya que nos saldrá más caro todavía.  

miércoles, 4 de diciembre de 2013

RECORDANDO A SAN JUAN DE LA CRUZ


Juan de Yepes y Álvarez nació en 1542 en Fontiveros, de familia noble, estudió en Medina del Campo con los jesuitas hasta su ingreso como novicio en el Colegio de Carmelitas. Continuó sus estudios en Salamanca y en 1567 regresó a Medina y conoció a Santa Teresa con la que más tarde emprendió la reforma de la orden  del Carmelo.
La obra poética de San Juan de la Cruz es tan intensa como breve, como decía Jorge Guillén: "Es el gran poeta más breve de la lengua española, acaso de la literatura universal". 
Su poesía participa del doble proceso místico y teológico de su acción espiritual, aparentemente está por encima de toda intención edificante; es una poesía arraigada en la tradición latina y su vez transformada de forma original. Sigue siendo primordial el gusto por la belleza; una belleza purificada que se compenetra con los misterios de la vida religiosa.


NOCHE OSCURA

Canciones del alma que se goza de haber llegado al alto estado de la perfección, que es la unión con Dios, por el camino de la negación espiritual.

En una noche oscura
con ansias en amores inflamada,
¡oh dichosa ventura!
salí sin ser notada, 
estando ya mi casa sosegada.

A oscuras, y segura
por la secreta escala disfrazada,
¡oh dichosa ventura! 
a oscuras, y en celada,
estando ya mi casa sosegada.

En la noche dichosa
en secreto, que nadie me veía, 
ni yo miraba cosa,
sin otra luz y guía,
sino la que en el corazón ardía.

Aquesta me guiaba
más cierto que la luz del mediodía,
a donde me esperaba,
quien yo bien me sabía,
en parte donde nadie parecía.

¡Oh noche, que guiaste,
oh noche amable más que alborada,
oh noche que juntaste
Amado con Amada,
Amada en el Amado transformada!

En mi pecho florido,
que entero para él solo se guardaba,
allí quedó dormido, 
y yo le regalaba,
y el ventalle de cedros aire daba.

El aire de la almena,
cuando yo sus cabellos esparcía, 
con su mano serena
en mi cabello hería,
y todos mis sentidos suspendía.

Quedéme, y olvidéme,
el rostro recliné sobre el Amado,
cesó todo, y dejéme,
dejando mi cuidado 
entre las azucenas olvidado.
  

Este poema, "Noche Oscura", Trata de descubrir el camino para llegar a la unión con Dios, los gozos de los desposorios y los deleites del amor divino. 


 Gregorio García Alcalá
4 de diciembre de 2013