domingo, 13 de febrero de 2011

EL MENTIROSO MAYOR DEL REINO



Todavía no ha dimitido, que yo sepa, ni su jefe se lo ha pedido, sino que más bien le habrá felicitado después de que dijo el peor disparate con la peor mala sangre:
"Españoles y españolas; valencianos y valencianas, ciudadanos hartos de paro y de la crisis económica, de la crisis de valores, y de la crisis social, de la crisis política y de la depresión institucional. ¿Habeis visto a Egipto? El pueblo cuando quiere, puede y el pueblo español quiere.".
Esta vez se ha superado a sí mismo este campeón de la mentira y la calumnia, este político de sainete que ofende a la inteligencia de este pueblo. Comparar la situación de Egipto con España, es un insulto a la razón, porque sólo un imbécil puede negar que España es una democracia plena, y que el Gobierno español está legalmente constituido y elegido por los votos de los ciudadanos por un período de cuatro años, que finalizará el próximo año 2012, mientras que Egipto era una dictadura llena de fraude y corrupción (esta palabra debe sonarle a Pons).
Si tuvieramos que manifestarnos como el pueblo egipcio, podría ser para reclamar que devuelvan los millones que robaron a todos los españoles, los chorizos peperos que ostentan o han ostentados cargos públicos. Todos los millones, del erario público, que se llevaron a paraisos fiscales, que los devuelvan y serán una ayuda para aliviar esta cruel crisis que no es española, sino mundial.