domingo, 21 de junio de 2015

CAMBIO CLIMÁTICO



Saliendo un poco del tema habitual, siempre en torno a la política nacional, trataremos un asunto tan importante y grave para todo el mundo como es el cambio climático que como ya sabemos se trata de un conjunto de perturbaciones provocadas en el clima por el aumento de la temperatura del planeta. Este cambio se le atribuye a la actividades humanas, y es una realidad palpable, (aunque muchos lo niegan), cada día con fenómenos meteorológicos extremos, olas de calor y de frío, acidificación de los óceanos, huracanes y grandes sequías en unas regiones, mientras que en otras se producen enormes inundaciones, disminución de las cosechas, y es que la temperatura está subiendo y hace que las pautas de lluvias estén cambiando mientras que se derriten los hielos eternos de los polos y los glaciares, aumentando de esta manera el nivel de los mares. Otra grave consecuencia del calentamiento global es la expansión de los desiertos subtropicales.
El calentamiento global es un problema que amenaza a los ecosistemas mundiales poniendo en riesgo el desarrollo y bienestar de la humanidad. Grandes áreas del mundo podrían convertirse en inhabitables con gran escasez de alimentos y agua.
Para evitar todos estos males es necesario disminuir, o mejor, eliminar los gases contaminantes como el CO2 de los vehículos y de la industria. Es urgente adoptar medidas para que se usen cada vez más las energías renovables y poco, o mejor nada, los combustibles fósiles, (carbón, petróleo y gas), hemos de ir a una mayor eficiencia energética, el desarrollo de estas energías limpias será una fuente de empleo y además se abaratarán los costes de la electricidad. Es necesario exigir a los gobiernos que no escondan la cabeza, que no miren para otro lado y que apliquen políticas energéticas y climáticas que nos mantengan lejos del aumento de la temperatura global
El papa Francisco también ha intervenido en el tema con su reciente “Encíclica Laudato Si”, pidiendo una rápida actuación para salvar al planeta de su ruina medioambiental, instando a los líderes mundiales a “escuchar el grito de la Tierra y el grito de los pobres”.