domingo, 15 de agosto de 2010

EL POETA MIGUEL HERNANDEZ

Posted by Picasa

Vientos del pueblo me llevan

                     Vientos del pueblo me llevan,
                             vientos del pueblo me arrastran,
                             me esparcen el corazón
                             y me aventan la garganta.
                             Los bueyes doblan la frente,
                             impotentemente mansa,
                             delante del castigo:
                             los leones la levantan
                             y al mismo tiempo castigan
                             con su clamorosa zarpa.
                             
                             No soy de un pueblo de bueyes,
                             que soy de un pueblo que embarga,
                             yacimientos de leones
                             desfiladeros de águilas
                             y cordilleras de toros
                             con el orgullo en el asta.
                             Nunca medraron los bueyes
                             en los páramos de España.
                             ¿Quién habló de echar un yugo
                             sobre el cuello de esta raza?
                             ¿Quién ha puesto al huracán
                              jamás ni yugos ni trabas,
                              ni quién al rayo detuvo
                              prisionero en una jaula?
                              Asturianos de braveza,
                              vascos de piedra blindada,
                              valencianos de alegría
                              y castellanos de alma,
                              labrados como la tierra
                              y airosos como las alas;
                              andaluces de relámpagos
                              nacidos entre guitarras,
                              y forjados en el yunque.

Este año es  el centenario del nacimiento del poeta Miguel Hernández Gilabert, nacido en Orihuela el 30 de 0ctubre de 1910. Desde pequeño fue pastor y solo asistió unos años al Colegio del Ave María, en su pueblo, donde demostró su gran talento, pero que tuvo que abandonar cuando cumplió los quince años, para seguir pastoreando a sus cabras,  que ordeñaba por la tarde y repartía la leche a sus clientes del pueblo.
Aún así, a los veinte años ya publicaba poemas en el semanario El Pueblo de Orihuela y El Día de Alicante.
Durante la Guerra Civil en julio de 1936, combatió en el bando republicano y le nombraron Comisario de Cultura  de su batallón.
Al finalizar la contienda en 1939 le hicieron prisionero y le condenaron a muerte, pena que sería luego conmutada por treinta años de cárcel, en este período recorrió diferentes prisiones y escribió su CancioneroRomance de Ausencias
Finalmente murió tuberculoso en el penal de Alicante en 1942.