miércoles, 18 de agosto de 2010

AZNAR VISITA MELILLA

Con una absoluta falta de sentido de Estado, de falta de respeto al Gobierno y de vergüenza, Aznar  va a hacerse ver en Melilla, cosa que no hizo cuando gobernaba.

 Aznar ha ido a Melilla a echar leña la fuego y sobre todo a ridiculizar al Gobierno de España, cosa que sería impropia de cualquier ciudadano español, pero que resulta repugnante en un ex-presidente de Gobierno.
Todos podemos recordar cuando él montó aquel sainete del peñasco de Perejil, que fuera "reconquistado", con viento de levante por  las tropas españolas con el ministro Trillo mirando a lo lejos.
La enemistad de Marruecos con el Gobierno del PP fue completa y le tocó a Zapatero arreglar todo lo que la prepotencia, mala educación y antipatía de Aznar, había causado.
El  Gobierno ha calificado la visita de Aznar a Melilla como una deslealtad al Gobierno y a España, el ministro José Blanco ha dicho que la visita de Aznar "no ayuda" y más cuando Aznar sabe que "su presencia no ayuda", "no conozco a ningún ex-presidente que sin conocimiento del Gobierno tenga este comportamiento", continuó diciendo José Blanco.
No es esta la primera vez que Aznar trata de poner en ridículo a este Gobierno, es ya una constante en él en el exterior, o donde sea, incluso a sabiendas de que sus palabras hacen daño a su país.
No es una extravagancia sino una consecuencia de su personalidad envidiosa y rencorosa.