sábado, 16 de enero de 2010

LAS ISLAS BALEARES



El archipiélago balear ha sido siempre un granero de votos para la derecha. Su ciudadanía es extrañamente franquista de forma mayoritaria y la izquierda ha estado demonizada siempre. En los ayuntamientos donde alguna vez hayan sacado mayoría los partidos de izquierda ha sido gracias al voto de peninsulares empadronados allí. En la década de los ochenta, esta era una de las pocas comunidades gobernadas por PP, -ante AP-, el Sr. Fraga, en aquellos tiempos tenía aquí un éxito clamoroso. Esto es así, es indiscutible, éstas son las características peculiares del pueblo balear.

Esta comunidad tiene también un rosario de irregularidades en forma de dinero perdido en las que están involucrados dirigentes populares, el presidente Cañellas tuvo que irse por asunto de comisiones ilegales en relación con el túnel de Sóller, causa de la que salió indemne por haber prescrito el delito. Ahora tenemos al ex-presidente Matas, que válgame Dios y además a varios cargos políticos de su gobierno, por delitos inmobiliarios. Estos son los casos mas grandes, existen otros muchos de menor cuantía repartidos por los municipios de las islas. Tememos también a Unión Mallorquina, con afinidad ideológica al PP, responsable de casos de corrupción recientes.

Ahora no habito en aquellas tierras desde hace años, no sé cuales serán las apreciaciones de los ciudadanos de la calle, pero supongo que los hechos habrán modificado sus tendencias y fobias.