sábado, 19 de diciembre de 2009

LA CUMBRE FRACASADA

No me ha sorprendido en absoluto el fracaso de la cumbre sobre el cambio climático de Copenhague. Ninguno de los países desarrollados y sobre todo los de economía emergente está dispuesto a hacer el mas mínimo recorte en las emisiones de CO2.

Nadie ha ido allí a lo que se esperaba, a anunciar su disposición de reducir las emisiones de gases contaminantes todo ha concluido en ofrecer dinero a los menos desarrollados a fin de poder seguir envenenando la atmósfera, todo ha quedado en una declaración de intenciones.

No ha sido suficiente motivo:

Las terribles sequías que padecen en una región, mientras que las lluvias torrenciales arrasan otros lugares produciendo cuantiosos daños.

La desaparición de los glaciares por derretimiento.

El deshielo de los casquetes polares con el consecuente aumento del nivel del mar, que sumergirá muchos territorios bajo las aguas.

Los huracanes cada vez son mas numerosos y violentos y tantas otras calamidades que está produciendo el cambio climático.

A nadie parece preocuparle la gravedad de la situación, casi todos piensan en intereses económicos.

Si la cumbre hubiera sido para salvar a grandes bancos seguramente el resultado hubiera sido distinto.

Los gobernantes, en fin, no hacen nada, no deciden nada y mientras la vida del planeta sigue amenazada.

Los ciudadanos podemos hacer mucho no consumiendo los productos que provengan de países que se niegan a reducir la emisiones de gases contaminantes.

No votemos a que no estén dispuestos a trabajar por el mejoramiento del clima.

Si nadie hace nada, si todo sigue igual, conoceremos graves fenómenos nosotros y nuestros descendientes