lunes, 14 de diciembre de 2009

CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA CONTRA EL ABORTO

Todos los países de nuestro entorno que tienen ley de despenalización del aborto tienen también obispos, cardenales y partidos de derecha y eso no ha sido impedimento serio para que esa ley fuese aprobada en su momento, pero aquí no, aquí es diferente.
España aprobó la ley de despenalización del aborto en 1985 y ha venido funcionando desde entonces con algunos problemas para demostrar los supuestos que esa ley exigía. En el período 1996 a 2004 gobernó el PP y se practicaron 500.000 abortos sin que la CCE dijera nada.
Ahora el Parlamento está tramitando una reforma de dicha ley para mejorarla y es cuando la Conferencia Episcopal pone el grito en el cielo, será porque gobierna la izquierda.
La iglesia tiene que hablar a sus fieles en el púlpito, pero la iglesia no tiene entre sus funciones la de legislar ni gobernar.
¿Como puede la iglesia española decir que las atrocidades cometidas por genocidas como Pinochet, Videla o Franco tienen menos importancia que el voto de un legislador para aprobar la ley del aborto?
¿Como puede la iglesia llena de pederastas señalar culpas a nadie?
¿Dónde queda aquello de "Quien está libre de culpa que tire la primera piedra"?
¿Porqué la iglesia se preocupa tanto por los embriones y fetos y tampoco por tantos miles de niños por el mundo entero que sufren injusticias, abusos sexuales por parte de adultos, hambre, enfermedades y finalmente muerte?
Muchos abortos se pueden evitar dándoles a los chicos educación sexual pero eso tampoco le gusta a la iglesia, como tampoco le gusta el uso de los diversos métodos anticonceptivos.
¿Que quiere la iglesia que andemos todos con cinturón de castidad?
¿Todos menos ellos?
Si no existiera una ley como ésta, el aborto sería delito por lo tanto se practican igual pero de forma clandestina y con la consiguiente falta de asepsia y profesionalidad de los intervinientes.