sábado, 21 de marzo de 2015

HACIENDA SOMOS TODOS

 



Pero unos más y otros menos, ahí tenemos, por ejemplo al PP pagando parte del importe de las obras de su sede de la calle Génova, en negro, y que según informes de la policía se trataría de un millón setecientos mil euros, dinero opaco que nadie declaró a Hacienda, no se pagó el IVA y por si eso fuera poco, además no se pagaron los 220.00 euros por el impuesto de sociedades en el año 2008 por recepción de donaciones ilegales y encima con un permanente discurso para idiotas quieren hacernos ver que el PP es comparable a Cáritas, siendo que esta ONG dedica el dinero a alimentar a personas sin recursos mientras que el partido popular recibe estas irregulares donaciones en b, naturalmente a cambio de algo, y hace el reparto entre sus dirigentes como sobresueldos, también en b y financia sus campañas electorales.
El ministro Montoro, con su arrogancia y permanente sonrisa, que hasta cuando duerme está persiguiendo a gente que, según él, no paga impuestos, montó un despacho profesional en 2006 con sus colaboradores en Hacienda durante el Gobierno de Aznar y ahora la Fiscalía Anticorrupción está investigando una posible y supuesta prevaricación en torno a una contratación a dedo otorgado por Cámaras de Comercio de España a la firma fundada por Montoro llamada Equipo Económico.
En nuestro país, con tantísimo paro, donde muchas miles de personas son desalojadas de sus casas y donde muchas tienen serias dificultades para alimentarse, resulta que tenemos que preocuparnos por lo que sucede en Venezuela con el solo objetivo de que le cojamos miedo a Podemos, partido al que de tanto repetirlo ha terminado siendo injustamente identificado con el chavismo y es que está claro que los partidos tradicionales se preocupan viendo que las encuestas no les vaticinan nada bueno. Es el colmo de la poca vergüenza.
Tenemos por delante un año repleto de elecciones con sus correspondientes campañas electorales cada vez de más baja calidad donde los candidatos en vez de explicar lo que tienen para ofrecer y su capacidad para conseguirlo, se dedican a mentir con descaro, al socorrido tú más y a descalificar a sus adversarios con total zafiedad y falta de ética.