martes, 17 de junio de 2014

POEMAS DE CARLOS PELLICER



Carlos Pellicer Cámara nació el 16 de enero de 1897 en San Juan Bautista, (hoy Villahermosa), Tabasco, México y falleció en Ciudad de México el 16 de febrero de 1977. Museólogo, profesor, escritor, poeta y político. Como poeta Pellicer fue un innovador, perteneciente a la Generación de Los Contemporáneos, proponiendo una literatura de vanguardia.





Amor sin nombre

Amor sin nombre, ámbito destino
de ser y de no estar. Tu pronto asedio
sostiene mi dolor y anula el tedio
de copa exhausta o apretado vino.


En un alto silencio, un aquilino
palmo azul de silencio, vivo. En medio
de la infausta paciencia de tu asedio
abro las jaulas y desbordo el trino.


Por ti cuelgo coronas en los muros;
por ti soy más fugaz y en los maduros
soñares aligero tus canciones.


Y te llevo en mi ser y has recogido
la actitud que en Florencias o Bizancios
consagra sus palomas al olvido.


                           ******************

Sonetos nocturnos

Tiempo soy entre dos eternidades.
Antes de mí la eternidad y luego
de mí, la eternidad. El fuego;
sombra sola entre inmensas claridades.

Fuego del tiempo, ruidos, tempestades;
sí con todas mis fuerzas me congrego,
siento enormes los ojos, miro ciego
y oigo caer manzanas soledades.

Dios habita mi muerte, Dios me vive.
Cristo, que fue en el tiempo Dios, derive
gajos perfectos de mi ceiba innata.

Tiempo soy, tiempo último y primero,
el tiempo que no muere y que no mata,
templado de cenit y de lucero.


II

Ninguna soledad como la mía.
Lo tuve todo y no me queda nada.
Virgen María, dame tu mirada
para que pueda enderezar mi guía.

Ya no tengo en los ojos sino un día
con la vegetación apuñalada.
Ya no me oigas llorar por la llorada
soledad en que estoy, Virgen María.

Dame a beber del agua sustanciosa
que en cada sorbo tiene de la rosa
y de la estrella aroma y alhajero.

Múdame las palabras, ven primero
que la noche se encienda y silenciosa
me pondrás en las manos un lucero. 


                      ******************

 Sonetos postreros

            I
Mi voluntad de ser no tiene cielo; 
sólo mira hacia abajo y sin mirada. 
¿Luz de la tarde o de la madrugada? 
Mi voluntad de ser no tiene cielo.

Ni la penumbra de un hermoso duelo 
ennoblece mi carne afortunada.
Vida de estatua, muerte inhabitada 
sin la jardinería de un anhelo.

Un dormir sin soñar calla y sombrea 
el prodigioso imperio de mis ojos 
reducido a los grises de una aldea.

Sin la ausencia presente de un pañuelo 
se van los días en pobres manojos.
Mi voluntad de ser no tiene cielo.


II 

Haz que tenga piedad de Ti, Dios mío. 
Huérfano de mi amor, callas y esperas. 
En cuántas y andrajosas primaveras 
me viste arder buscando un atavío. 

Vuelve donde a las rosas el rocío 
conduce al festival de sus vidrieras. 
Llaga que en tu costado reverberas, 
no tiene en mí ni un leve calosfrío. 

Del bosque entero harás carpintería 
que yo estaré impasible a tus labores 
encerrado en mi cruenta alfarería. 

El grano busca en otro sembradío. 
Yo no tengo qué darte, ni unas flores. 
Haz que tenga piedad de Ti, Dios mío.

III

Esta barca sin remos es la mía.
Al viento, al viento, al viento solamente 
le ha entregado su rumbo, su indolente 
desolación de estéril lejanía.


Todo ha perdido ya su jerarquía. 
Estoy lleno de nada y bajo el puente 
tan sólo el lodazal, la malviviente 
ruina del agua y de su platería.

Todos se van o vienen. Yo me quedo 
a lo que dé el perder valor y miedo.
~Al viento, al viento, a lo que el viento quiera!

Un mar sin honra y sin piratería, 
excelsitudes de un azul cualquiera 
y esta barca sin remos que es la mía. 

IV 

Nada hay aquí, la tumba está vacía. 
La muerte vive. Es. Toma el espejo 
y mírala en el fondo, en el reflejo 
con que en tus ojos claramente espía. 


Ella es misteriosa garantía 
de todo lo que nace. Nada es viejo 
ni joven para Ella. En su cortejo 
pasa un aire frugal de simetría. 

Cuéntale la ilusión de que tú ignoras 
dónde está, y en los años que incorporas 
junto a su paso escucharás el tuyo. 

Alza los ojos a los cielos, siente 
lo que hay de Dios en ti, cuál es lo suyo, 
y empezarás a ser, eternamente.



                    ****************

Canto destruido

¿En qué rayo de luz, amor ausente
tu ausencia se posó? Toda en mis ojos
brilla la desnudez de tu presencia.
Dúos de soledad dicen mis manos
llenas de ácidos fríos
y desgarrados horizontes.

Veo el otoño lleno de esperanza
como una atardecida primavera
en que una sola estrella
vive el cielo ambulante de la tarde.

Te amo, amor, y nada estoy diciendo
para llamarte. Siento
que me duelen los ojos de no llorar. Y veo
que tu ausencia me encuentra
como el cielo encendido
y una alegría triste de no usarla
como esos días en que nada ocurre
y está toda la casa
inútilmente iluminada.

En la destruida alcoba de tu ausencia
pisoteados crepúsculos reviven
sus harapos, morados de recuerdos.
En el alojamiento de tu ausencia
todo lo ocupo yo, clavando clavos

en las cuatro paredes de la ausencia.
Y este mundo cerrado
que se abre al interior de un bosque antiguo,
ve marchitarse el tiempo,
despolvorearse la luz, y mira a todos lados
sin encontrar el punto de partida.

Aunque vengas mañana
en tu ausencia de hoy perdí algún reino.

Tu cuerpo es el país de las caricias,
en donde yo, viajero desolado
-todo el itinerario de mis besos-
paso el otoño para no morirme,
sin conocer el valor de tu ausencia
como un diamante oculto en lo más triste.


               *********************

Segador

El segador, con pausas de música, 
segaba la tarde.
Su hoz es tan fina,
que siega las dulces espigas y siega la tarde.

Segador que en dorados niveles camina 
con su ruido afilado,
derrotando las finas alturas de oro 
echa abajo también el ocaso.

Segaba las claras espigas. 
Su pausa era música. 
Su sombra alargaba la tarde. 
En los ojos traía un lucero 
que a veces brincaba por todo el paisaje.

La hoz afilada tan fino 
segaba lo mismo
la espiga que el último sol de la tarde.


         ***************** 

 Sembrador


El sembrador sembró la aurora;
su brazo abarcaba el mar.
En su mirada las montañas
podían entrar.

La tierra pautada de surcos
oía los granos caer.
De aquel ritmo sencillo y profundo
melódicamente los árboles pusieron su danza a mecer.

Sembrador silencioso:
el sol ha crecido por tus mágicas manos.
El campo ha escogido otro tono
y el cielo ha volado más alto.

Sembraba la tierra.
Su paso era bello: ni corto ni largo.
En sus ojos cabían los montes
y todo el paisaje en sus brazos.

             ***************


Noche en el agua

                                               A Francisco Serrano Méndez
Noche en el agua.
Yo te lo dije,
noche en el agua.

Cuatro luceros
clavan el aire,
cuatro luceros.
Por cuatro cielos
la noche vale.

Tiempo y alhaja
se lleva el río,
noche en el agua.

Noche que lleva su enorme cielo;
por lo que tiembla sobre sus senos
brilla en el río
con la caída de algún lucero.

Cayó un lucero.
Toda la noche puse los codos
en barandales iluminados.

Cundió la brisa sus nomeolvides
y el dulce vaho
cimbrea el aire que el viento roba
como sustrae
los colibríes sin una mano.

Noche que sacas
las cuentas claras de tus estrellas
en los papeles que el río cala.
Por los sauzales
pasó la onda que sabe cifras
y se equivoca con las estrellas que surgen tarde.

Con qué mirada
busco a la noche que se me pierde
tras la cosecha
de las estrellas
y a espaldas negras brilla ocultada.

Noche en la orilla de mi presencia
que me diluyes en liquidámbar.

Tiempo que suelta
y luego enlaza.

El aire brilla tiempo y alhaja.

A los rincones de las luciérnagas
la noche baja.

Y hay una mano de rayos X
que entra en mis ojos y se los lleva
para ocultarles otra mirada.
Noche en el agua.

Yo te lo dije:
Noche en el agua.