miércoles, 2 de abril de 2014

BAJO EL UMBRAL DE LA POBREZA


 

Mientras que Gallardón y los obispos siguen empeñados en la defensa, a ultranza, de los cigotos, -óvulos fecundados-, cada vez más niños españoles y sus familias entran bajo lo que llaman eufemísticamente, umbral de la pobreza, que no es otra cosa que ir al colegio sin desayunar o sufrir toda clase de carencias en elementos básicos para la vida, sin que a nivel estatal se haga absolutamente nada por ellos. Se está hablando, nada más y nada menos, que de unos 11 millones de personas de nuestro país en esta triste situación y no se dice nada de tantos y tantos que andan cerca y no están contabilizados. Al parecer después de que nacemos ya no le interesamos a este Gobierno que afirma estar a favor de la vida, pero que es el campeonísimo de los recortes, que en definitiva, son los responsables de esta cruel situación, mucho más, que la propia crisis. 

Es muy irritante, por otra parte, ver al señor Rajoy y sus ministros, siempre sonrientes, como quien no ha roto nunca un plato, queriéndonos hacer ver que todo está muy bonito y que su macabra terapia contra la crisis está dando resultado siendo que legiones de economistas de todo el mundo afirman lo contrario y lo corroboran la apabullante cantidad de parados que no baja ni bajará mientras la ciudadanía, mayoritariamente, continúe con tan bajo poder adquisitivo, sin capacidad de consumo.
 Precisamente la patronal (CEOE), sigue erre que erre, pidiendo más bajada de salarios, incluso por debajo del mínimo interprofesional, como si la economía del país no estuviera ya suficientemente deprimida y empobrecida. Nos preguntamos atónitos ¿hasta donde quieren llegar?
Mientras tanto, asistimos diariamente, y con pasividad al crecimiento de la brecha social; un grupo de ricos, que son cada vez más ricos y una gran mayoría de pobres, cada vez más pobres, cosa que a la larga y de continuar por ese camino, no puede sino acarrearnos serias consecuencias, porque históricamente las grandes desigualdades sociales, han sido caldo de cultivo de violentos estallidos en los pueblos.


Al mismo tiempo el famoso señor Bárcenas le pide al juez Ruz que investigue la posible existencia de cuentas bancarias en Suiza de dirigentes del PP con ingresos coincidentes con los pagos en negro que él realizó y que figuran en sus papeles.