miércoles, 19 de febrero de 2014

POEMAS DE JUAN BOSCÁN



Juan Boscán Almogavar nació en 1492 en Barcelona y falleció en la misma ciudad en 1542. Poeta y traductor del Renacimiento español, tuvo una gran amistad con Garcilaso de la Vega y ambos introdujeron la métrica italiana en la poesía castellana especialmente el soneto. 


Sonetos


1
Como aquel que'n soñar gusto recive,
su gusto procediendo de locura,
así el imaginar, con su figura,
vanamente su gozo en mí concive.


Otro bien, en mí, triste, no se scrive,
si no es aquel que mi pensar procura:
de cuanto ha sido hecho en mi ventura,
lo solo imaginado es lo que bive.


Teme mi coraçón d'ir adelante,
viendo'star su dolor puesto en celada,
y así rebuelve atrás en un instante


a contemplar su gloria ya pasada.
¡O sombra de remedio inconstante!:
ser en mí lo mejor lo que no es nada.



 2
Pensando en lo pasado, de medroso,
hállome gran amor dentro en mi pecho;
bien sé que lo pasado ya es deshecho,
mas da el maginallo algún reposo.


De descansar estoy tan deseoso
que para reposar doquiera m'echo;
donde'spero descanso, allí es mi lecho,
aunque sea el descanso mentiroso.


Mas este descansar, siendo tan vano,
ha d'acabarse'n muy breve momento;
y el triste recordar está en la mano.


He de bolver a mi dolor temprano;
la cuenta de'sto es tal que no la cuento;
mas hallo lo que pierdo y lo que gano.



 3
Como'l patrón que, 'n golfo navegando,
lleva su nao, y viendo claro'l cielo,
está más lexos de tener recelo
que si'stuviese en tierra paseando:


así yo por lo hondo travesando
de mi querer, que nunca tuvo suelo,
el rato que me hallo'star sin duelo,
que voy seguro luego'stoy pensando.


Pero después si el viento mueve guerra
y la braveza de la mar levanta,
acude'l nunca más entrar en barca,


y el voto d'ir a ver la casa santa,
y el desear ser labrador en tierra,
mucho más que'n la mar un gran monarca.




4

Como'l triste que a muerte'stá juzgado,
y desto es sabidor de cierta sciencia,
y la traga y la toma en paciencia,
poniéndos'al morir determinado;


tras esto dízenle que's perdonado,
y'stando así se halla en su presencia
el fuerte secutor de la sentencia
con ánimo y cuchillo aparejado:


así yo, condenado a mi tormento,
de tenelle tragado no me duelo,
pero, después, si el falso pensamiento


me da seguridad, d'algún consuelo,
bolviendo el mal, mi triste sentimiento
queda embuelto en su sangre por el suelo.



 5
¡O si acabase mi pensar sus días,
o fuese d'eternal sueño oprimido!
No es bien bivir, trayéndome'l sentido
pesadas y continas chismerías:


o me carga de tristes fantasías
o me da el bien tan corto y tan medido
que me'spanto de que s'an mantenido,
con su tanto gastar, las penas mías.


Viéndome Amor gemir de fatigado,
sobre'sto de mi mal me'stá acallando;
mas aun conmigo en esto se desmide,


como madre con hijo regalado,
que si le pide rejalgar, llorando,
no sabe sino dalle lo que pide.


6
  

 ¿No basta el mal a siempre fatigarme,
sin que también el bien me dé tormento?
Yo'stava ya conmigo en buen asiento,
para cuanto dolor quisiesen darme.


Podía el no'sperar harto ayudarme,
y, por vieja costumbre, '1 pensamiento
hallava en el penar contentamiento,
o cosa que bastava a contentarme.


Aún me'storva el Amor tan baxo'stado,
dándome de plazer alguna vista,
con la cual se rebuelve mi cuidado,


y el mal con quien yo'stava concertado
con el venir del bien se me'nemista,
y buelve andar mi reino levantado.



 7

¡O si acabase mi pensar sus días,
o fuese d'eternal sueño oprimido!
No es bien bivir, trayéndome'l sentido
pesadas y continas chismerías:


o me carga de tristes fantasías
o me da el bien tan corto y tan medido
que me'spanto de que s'an mantenido,
con su tanto gastar, las penas mías.


Viéndome Amor gemir de fatigado,
sobre'sto de mi mal me'stá acallando;
mas aun conmigo en esto se desmide,


como madre con hijo regalado,
que si le pide rejalgar, llorando,
no sabe sino dalle lo que pide.



 8
¿No basta el mal a siempre fatigarme,
sin que también el bien me dé tormento?
Yo'stava ya conmigo en buen asiento,
para cuanto dolor quisiesen darme.


Podía el no'sperar harto ayudarme,
y, por vieja costumbre, '1 pensamiento
hallava en el penar contentamiento,
o cosa que bastava a contentarme.


Aún me'storva el Amor tan baxo'stado,
dándome de plazer alguna vista,
con la cual se rebuelve mi cuidado,


y el mal con quien yo'stava concertado
con el venir del bien se me'nemista,
y buelve andar mi reino levantado.