sábado, 18 de enero de 2014

GARCI SÁNCHEZ DE BADAJOZ




Garci Sánchez de Badajoz nació en el año 1460 en Écija, Sevilla y falleció en el año 1526. Fue un poeta muy destacado en la corte de los Reyes Católicos, perteneciente a la lírica cancioneril y la Escuela alegórico-dantesca.



Infierno de amor


 Caminando en las honduras
       De mis tristes pensamientos,
       Tanto anduve en mis tristuras,
       Que me hallé en los tormentos
       De las tinieblas escuras:
       Vime entre los amadores,
       En el Infierno de amores
       De quien escribe Guevara;
       Vime donde me quedara
       Si alguno con mis dolores
       En ser penado igualara.

           Vilo todo torreado

       Destraña lavor de nuevo,
       En el cual despues de entrado,
       Vi estar solo un mancebo
       En una silla asentado:
       Hízele la cortesía
       Que a su estado requería,
       Que bien vi que era ell amor,
       Al cual le dixe: «Señor,
       Yo vengo en busca mía
       Que me perdi de amador».

           Respondiome: «Pues que vienes
       A ver mi casa real,
       Quiero mostrarte los bienes,
       Pues que has visto mi mal
       Y los sientes y lo tienes».
       Levantose y luego entramos
       A otra casa do hallamos 
   Penando los amadores
       Entre los grandes señores,
       En las manos sendos ramos,
       Todos cubiertos de flores.

            Díxome: «Si en una renta
       Vieres andar mis cativos,
       No te ponga sobrevienta;
       Que de muertos y de bivos,
       De todos hago una cuenta:
       Todos los tengo encantados,
       Los bivos y los finados,
       Con las penas que tuvieron,
       De la misma hedad que fueron,
       Cuando más enamorados
       En este mundo se vieron.

           En entrando vi assentado
       [En] una silla a Maçías,
       De las heridas llagado
       Que dieron fin a sus días
        Y de flores coronado:
       En son de triste amador
       Diziendo con gran dolor,
       Una cadena al pescuezo,
       De su canción, el empieço:
        Loado seas amor
       Por cuantas penas padeço. 

  Vi tambien a Juan Rodríguez
       Del Padron dezir penado:
        Amor, ¿porque me persigues?
       ¿ No basta ser desterrado?
       ¿Aun ell alcance me sigues?
       
Este estava un poco atrás,
       Pero no mucho compás
       
De Maçias padesciendo,
       
Su misma canción diziendo:
        Bive leda si podrás,
        Y no penes atendiendo.

           Vide luego a una ventana
        De una rexa estar parado
       Al marques de Santillana,
       Preso y muy bien recabdado,
       Porque estava de su gana:
       Y diziendo: Mi penar
        Aunque no fue a mi pesar,
       Ni son de oro mis cadenas,
        Siempre las terné por buenas,
        Mas no puedo comportar
       El grand dolor de mis penas. 

OOOOOOO

Gregorio García Alcalá 
 18 de enero de 2014