martes, 16 de marzo de 2010

LA SIEMPRE DESEADA PAZ


Sigue Israel construyendo casas en terrenos palestinos, mientras que supuestamente pide la paz, al mismo tiempo que llama antisemita a quienes no aplaudimos sus procedimientos.
Las relaciones de Israel con Estados Unidos están atravesando una grave crisis desde que la pasada semana anunciara el Gobierno israelí la construcción de 1600 viviendas en Jerusalén Este, que es la parte árabe de la ciudad, mientras se producía la llegada, en visita oficial, del vicepresidente de EEUU., Joe Biden quien precisamente venía con el objetivo de impulsar las conversaciones de paz. Esta acción de Netanyahu boicotea claramente los esfuerzos del Gobierno de Obama para conseguir la paz en la zona. Si Israel no congela los asentamientos no habrá nuevas conversaciones con los palestinos, con lo cual se enrarece todo el mundo árabe y especialmente Irán.

Al parecer y según noticias Israel se prepara para una guerra, -otra-, el ejército reparte máscaras de gas entre los ciudadanos, mientras intensifican los entrenamientos militares. Lo que tiene a Israel sin sueño, son las amenazas de Irán y la posibilidad de que en un plazo no muy lejano, entre en el club de los poseedores de armas nucleares.

La creación del Estado de Palestina separado de Israel sería la solución pero los israelíes tendrían previamente que devolver los territorios ocupados, cosa que seguramente, y según podemos ver no sucederá nunca.

La actitud de Israel, aleja la paz del Oriente Próximo y compromete la de todo el mundo.
La paloma de la Paz no habitará en aquella región, por sabe Dios cuánto tiempo.