domingo, 2 de agosto de 2015

DEUDA PÚBLICA ESPAÑOLA


 

Durante estas últimas semanas nos han estado martilleando los medios de comunicación con el tema de la deuda griega y su posible salida del euro, pero al final resulta que a nadie le conviene que Grecia se vaya, ni a los mismos griegos, pero sobre todo a los acreedores, ya que una Grecia de vuelta a un dracma superdevaluado y con una economía tan devastada, tan de posguerra, que jamás podrá pagar, aunque quiera, esa deuda monstruosa y eso lo saben los bancos alemanes, aún así y dentro de la zona euro será díficil para los griegos poder pagar estando en una situación de pedir prestado para pagar vencimientos de deuda. La actividad económica del país está bajo mínimos debido al empobrecimiento en el que han caído gracias a los brutales recortes que les impusieron los lumbreras de la troika.
Los españoles tampoco estamos para tirar cohetes teniendo una deuda pública que se ha triplicado desde que estalló la burbuja inmobiliaria en 2007, ahora son más 1.046 billones de euros, equivalente al 98% del PIB y que no para de subir, ya que el año pasado aumentó en 50,000 millones de euros, dato que alguien debería decir al señor Rajoy que cree que solo debemos 900.000 millones y, claro, es que él solo lee el Marca.
El problema viene dado porque aumentamos la deuda sin que la economía productiva crezca al mismo ritmo, hacemos lo mismo que Grecia, hemos de tomar prestado para pagar vencimientos de deuda más antigua, por ejemplo, este año 2015 España tiene vencimentos de deuda por valor de 150,000 millones de euros y es evidente que no tendrá más remedio que pedir ese dinero prestado para poder hacer frente a ese pago.
Cada uno de los habitantes de España tenemos una deuda de más de 30,000 euros, sin comerlo ni beberlo porque una deuda que en principio era privada y que era un problema de la banca que había actuado con mala praxis, pasó a ser pública, o sea de todos. Eso se llama socializar las pérdidas mientras que los beneficios son privados.
Esta descomunal deuda y algunas otras lindezas, será la herencia envenenada que dejará este Gobierno, precisamente ellos que tanto se han quejado de la herencia de Zapatero.