miércoles, 3 de diciembre de 2014

Actualidad



La realidad es tozuda, mientras más critican, calumnian y achacan los peores defectos a esa nueva fuerza política llamada Podemos, más crecen ellos en popularidad e intención de voto, aumentando espectacularmente las audiencias de los programas de televisión en los que aparecen. Ellos tienen un claro carisma, sus argumentos en los debates son muy precisos y concisos, dando siempre en el clavo cuando señalan los males que nos acucian como país: los errores, mentiras y faltas de los gobernantes, dotados, eso sí, de una tremenda caradura, sin olvidarse de los insaciables banqueros ni del mal funcionamiento de todas las Instituciones del Estado, donde todo el que quiere mete las manos y se lleva todo el dinero público que le apetece sin que los responsables se enteren hasta muy tarde, y, por los medios de comunicación. Y no es que Podemos diga las cosas que queremos oír, sino que dicen las mismas cosas, con un lenguaje claro, y en el mismo tono que el conjunto de los ciudadanos decimos a diario Todas las cloacas están reventando, sacando fuera toda la inmundicia y hedor. Y todo eso hace que no paren de crecer. Tanto los distintos partidos que forman lo que ellos llaman “casta”, así como muchos medios de comunicación, están continuamente lanzándoles ataques, que si bolivarianos, chavistas, populistas o castristas, que si financiados por Irán, o amigos de ETA, acusaciones ridículas e histéricas, hechas a la vista de las encuestas, donde ya se perfilan como ganadores estos a los que llamaban despectivamente, perros-flautas los muchos cavernícolas bien alimentados de esta sociedad.
Se les cuestiona siempre que les faltarán recursos para llevar a cabo sus ideas, como, por ejemplo, la renta básica, olvidando que esto ya lo hace el País Vasco y que, por otra parte, con solo hacer disminuir drásticamente la economía sumergida y el fraude fiscal habrá dinero para muchos proyectos, el mismo que ya no llegará a los paraisos fiscales.
Las cosas están peor que nunca en este nuestro país, este Gobierno del PP que ya lleva tres años de legislatura ha conseguido que durante su mandato, -aunque ellos digan lo contrario-, haya aumentado el paro, (en más de medio millón), la pobreza y la desigualdad, han hecho exactamente todo lo contrario de lo que habían prometido. Varios millones de jóvenes se han visto en la necesidad de emigrar ante la falta de trabajo, los pensionistas con pensiones por debajo de la media han de pagar el 10% del coste de sus medicamentos al mismo tiempo que tienen que alimentar a hijos y nietos en paro y sin ningún ingreso, y todo esto sucede, y más, mientras que muchos “patriotas” despabilados se llevan los millones mal habidos a Suiza.