sábado, 11 de enero de 2014

RECORDANDO A PEDRO SALINAS



Pedro Salinas Serrano, nació el 27 de noviembre de 1891 en Madrid y falleció el 4 de diciembre de 1951 en Boston. Fue integrante de la Generación del 27, escribió novelas, teatro, ensayo y sobre todo poemas de corte amoroso, siendo considerado como el poeta del amor de su generación. Muy influenciado por Juan Ramón Jiménez a quien él consideraría su maestro, y también por Unamuno y Rubén Darío. Ejerció como profesor universitario en Sevilla, Murcia, Cambridge y Boston. 




La voz a ti debida
 
Tú vives siempre en tus actos.
Con la punta de tus dedos
pulsas el mundo, le arrancas
auroras, triunfos, colores,
alegrías: es tu música.
La vida es lo que tú tocas.

De tus ojos, sólo de ellos,
sale la luz que te guía
los pasos. Andas
por lo que ves. Nada más.

Y si una duda te hace
señas a diez mil kilómetros,
lo dejas todo, te arrojas
sobre proas, sobre alas,
estás ya allí; con los besos,
con los dientes la desgarras:
ya no es duda.
Tú nunca puedes dudar.

Porque has vuelto los misterios
del revés. Y tus enigmas,
lo que nunca entenderás,
son esas cosas tan claras:
la arena donde te tiendes,
la marcha de tu reloj
y el tierno cuerpo rosado
que te encuentras en tu espejo
cada día al despertar,
y es el tuyo. Los prodigios
que están descifrados ya.

Y nunca te equivocaste,
más que una vez, una noche
que te encaprichó una sombra
-la única que te ha gustado-.
Una sombra pare
cía.
 Y la quisiste abrazar.
Y era yo.  

 OOOOOOO

Para vivir no quiero

Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Qué alegría más alta:
vivir en los pronombres!
Quítate ya los trajes,
las señas, los retratos;
yo no te quiero así,
disfrazada de otra,
hija siempre de algo.
Te quiero pura, libre,
irreductible: tú.
Sé que cuando te llame
entre todas las
gentes del mundo,
sólo tú serás tú.
Y cuando me preguntes
quién es el que te llama,
el que te quiere suya,
enterraré los nombres,
los rótulos, la historia.
Iré rompiendo todo
lo que encima me echaron
desde antes de nacer.
Y vuelto ya al anónimo
eterno del desnudo,
de la piedra, del mundo,
te diré:
"Yo te quiero, soy yo".

OOOOOOOO



Gregorio García Alcalá
 11 de enero de 2014