martes, 26 de noviembre de 2013

ROMANCE DE LA LUNA, LUNA




La luna vino a la fragua
con su polisón de nardos.
El niño la mira, mira.
El niño la está mirando. 
En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y enseña, lúbrica y pura,
sus senos de duro  estaño.
Huye luna, luna, luna.
Si vinieran los gitanos, 
harían con tu corazón
collares y anillos blancos.
Niño, déjame que baile.
Cuando vengan los gitanos,
te encontrarán sobre el yunque
con los ojillos cerrados.

Huye luna, luna, luna,
que ya siento sus caballos.
Niño, déjame, no pises
mi blancor almidonado.

El jinete se acercaba
tocando el tambor del llano.
Dentro de la fragua el niño.
tiene los ojos cerrados.
Por el olivar venían,
bronce y sueño, los gitanos.
Las cabezas levantadas
y los ojos entornados.

Como canta la zumaya,
¡ay como canta en el árbol!
Por el cielo va la luna
con un niño de la mano.

Dentro de la fragua lloran,
dando gritos, los gitanos.
El aire la vela, la vela.
El aire la está velando

Federico García Lorca