martes, 24 de noviembre de 2009

Día 24 de noviembre de 2009

Bienaventurados los limpios de corazón,

porque ellos verán a Dios.



Bienaventurados los mansos,

porque ello recibirán la tierra por heredad